¿Qué es la conjuntivitis?

Es la inflamación de la conjuntiva ocular (la capa más externa del ojo, que recubre la zona visible del globo ocular y la parte interior de los párpados). La conjuntiva es casi transparente en condiciones normales.

Tipos de Conjuntivitis

Bacteriana: producida por bacterias, no es muy agresiva durante los primeros tres días, pero si su secreción es espesa y blanco amarillento necesita medicamentos.

Alérgica: producida por alérgenos, que comúnmente se encuentran en diferentes elementos del ambiente. Podría volverse crónica.

Viral: ocurre por virus que podemos encontrar con mayor presencia en los meses fríos o húmedos.

Conjuntivitis de recién nacido: producida por una bacteria en el momento de cruzar el canal de parto, en algunas ocasiones puede llegar a taponar el canal lagrimal.

Síntomas

  • Aumento de lagrimeo.
  • Ardor, dolor y/o enrojecimiento de ojos.
  • Sensación arenosa y picazón en los ojos.
  • Visión borrosa.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Secreción blanca, amarilla o verdosa.

Si uno o más de los anteriores síntomas persisten por más de tres días debe consultar con su oftalmólogo.

Tratamiento

El tratamiento inicial se realiza mediante la limpieza de los ojos con agua o suero fisiológico; en ocasiones se recomienda que después de la limpieza se aplique antibióticos, anti inflamatorios: antialérgicos en forma de colirio o crema ocular, y lubricantes.

Todo tratamiento debe ser indicado por un médico. Hágase un examen profesional de la vista en Fudem. No se auto medique porque su salud podría correr riesgos, ya que puede prolongar las molestias o aumentar las complicaciones para los ojos, tales como la disminución de la visión, heridas o úlceras y aparecimiento de manchas blancas irreversibles.

Recomendaciones

  • Evitar la automedicación.
  • Acudir al médico, si hay presencia de secreción blanca o amarillenta por más de cinco días.
  • No usar frascos con gotas oftálmicas abiertas o sin uso durante largo tiempo.
  • Lavarse las manos y la cara con abundante agua y jabón por lo menos 3 veces al día.
  • Evitar tocarse los ojos con las manos sin aseo previo.
  • No compartir toallas ni pañuelos.
  • No compartir cosméticos con otra persona.