¿Qué es la catarata?

Es la opacidad o pérdida de la transparencia del cristalino del ojo. Todos tenemos un lente transparente que está ubicado detrás de la pupila y nos sirve para enfocar de forma nítida los objetos a diferentes distancias.

El cristalino concentra la luz en la retina para conducir las imágenes al cerebro. Cuando existe una catarata, se bloquea la luz que se necesita para ver, lo cual se transforma en una visión borrosa.

La catarata es la causa principal de ceguera entre los adultos mayores a nivel mundial. Sin embargo, las personas jóvenes y recién nacidos también pueden padecerla.

Causas

En muchos casos, la catarata forma parte del envejecimiento. Son propensas a padecerla las personas mayores de 50 años. Con el paso del tiempo el cristalino se torna opaco y pierde su transparencia. Otros factores que pueden influir en su aparición son:

  • Exposición prolongada a los rayos del sol (UV.)
  • Diabetes.
  • Antecedentes hereditarios.
  • Infecciones o traumatismos oculares.
  • Uso de medicamentos como esteroides.

Síntomas

Los síntomas son variables y dependen de que tan opaco se encuentre el cristalino.

  • Visión borrosa, visión doble, imágenes fantasmas o la sensación de un “velo” o “niebla” sobre los ojos.
  • Molestias con luz intensa, como una sensación de “deslumbramiento”, o las luces parecen demasiado tenues para leer o realizar trabajos de concentración.
  • Pérdida de los tonos de color o alteraciones de algunos colores.
  • En algunos casos muy avanzados, la catarata es visible en el ojo y se manifiesta como una mancha blanca o amarilla en la pupila (el centro del ojo, normalmente de color negro).

Tratamiento

La cirugía es el único tratamiento comprobado que existe para combatir la catarata. Más del 95% de las cirugías tienen resultados exitosos. La operación consiste en retirar el cristalino que está opaco y se sustituye por un lente artificial (intraocular) que se coloca en el mismo espacio del cristalino original, restaurando, de esta forma, la visión que se ha perdido.